POLICÍAS DE MENOS DE 35

El Tribunal de Justicia de la Unión Europea (en adelante: “TJUE”) dictó ayer 15 de noviembre de 2016 una sentencia resolviendo la cuestión prejudicial planteada por el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco relativa a la legalidad o no de la convocatoria de empleo de la Ertzaintza exclusivamente para menores de 35 años de edad.

En el asunto C-258/15, Salaberria Sorondo, el TJUE declara ajustada a derecho una convocatoria de empleo público que discrimina a los candidatos por razón de su edad, entendiendo que: “tal como señala el artículo 4 de la Directiva 2000/78, titulado «Requisitos profesionales», establece lo siguiente en su apartado 1: «No obstante lo dispuesto en los apartados 1 y 2 del artículo 2, los Estados miembros podrán disponer que una diferencia de trato basada en una característica relacionada con cualquiera de los motivos mencionados en el artículo 1 (edad) no tendrá carácter discriminatorio cuando, debido a la naturaleza de la actividad profesional concreta de que se trate o al contexto en que se lleve a cabo, dicha característica constituya un requisito profesional esencial y determinante, siempre y cuando el objetivo sea legítimo y el requisito, proporcionado.”.

Tomando en consideración las funciones que la Ley Orgánica 2/1986, de 13 de marzo, de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, prevé para las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los Cuerpos de Policía de las Comunidades Autónomas y a los Cuerpos de Policía Local, el TJUE considera que la exigencia de una aptitud física óptima es requisito indispensable para el desarrollo de las funciones policiales con garantías para la seguridad del agente y de los ciudadanos, pues se trata de un empleo que exige el uso de la fuerza física. Se considera que el estado físico es un factor dinámico, es decir, a tener en cuenta no sólo cuando se accede, sino también durante un periodo razonable de años.

Se considera proporcional y ajustada a derecho esta convocatoria, además, en aras de rejuvenecer el cuerpo de la policía autonómica vasca, dado que los agentes con más de 56 años de edad tienen derecho a condiciones especiales que dificultan la realización de los turnos de trabajo.

Esta sentencia puede tener como consecuencia la revisión de resoluciones como las de la Sección Séptima de la Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, del Tribunal Supremo de 14 de Diciembre de 2012 (CNP) y de 24 de Noviembre de 2015 (GC) en las que se reconoce el derecho de los opositores mayores de 30 años a formar parte de los procesos selectivos, al entender que la edad no es una cuestión “esencial y determinante”.

La línea a seguir respecto a las Policías Locales es la definida en la Sección Séptima de la Sala Tercera, de lo Contencioso-administrativo, del Tribunal Supremo de tres de Febrero de 2014, cuando en su Fundamento Jurídico Séptimo señala –respecto del acceso a la Policía Local- que: “El artículo 4 del Estatuto Básico del Empleado Público no es aplicable a los Cuerpos de Policía Local. En primer lugar, porque ya se ocupa de ellos el artículo 3.2″. Continúa diciendo que: “Así, pues, no es difícil concluir que ese apartado e) del artículo 4 del Estatuto Básico del Empleado Público, cuando habla de Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, no se está refiriendo a los de Policía Local sino a los del Estado y de las Comunidades Autónomas. Son significativos, en este sentido, los respectivos epígrafes de los artículos 3 y 4. El primero: <<Personal funcionario de las Entidades Locales>>. Y el segundo: <<Personal con legislación específica propia>>.”.

Al efecto, entiende el Tribunal Supremo en la citada resolución de tres de febrero de 2014 que “la interpretación sentada por las sentencias del Juzgado y de la Sala de Sevilla no suponen la eliminación de todo límite de edad máxima para acceder a la Policía Local, ni que no puedan establecerse aquellos que vengan razonablemente justificados, sino solamente que deberá hacerse, de acuerdo con el artículo 56.1 c) del Estatuto Básico del Empleado Público, por ley cuando sea distinta a la de jubilación por edad.”

El propio TJUE contempla como caso análogo el de los Bomberos, limitando la edad de acceso al puesto atendiendo a la exigencia de una “capacidad física excepcionalmente elevada” de determinadas intervenciones y a que parte de su actividad profesional únicamente puede ser llevada a cabo por los funcionarios más jóvenes. En tal caso, como en los de acceso a los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, no está prohibido fijar una edad máxima para el acceso a la escala básica o ejecutiva cuando la misma se fundamente en los cometidos que habrán de desempeñar los funcionarios; debiendo en todo caso fijarse por ley y no por un decreto de convocatoria de procesos selectivos. O lo que es lo mismo, los límites de edad deberán estar fijados para todos los procesos selectivos de igual índole, y no particularmente para cada caso concreto.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather