RECURSOS DE MULTAS

contratos2-300x225Un ordenamiento jurídico tan complejo como el nuestro, en el que es absolutamente imposible conocer toda la normativa vigente -pese a que “la ignorancia de la Ley no excusa de su cumplimiento”-, estamos expuestos a ser sancionados por actuaciones que ni tan siquiera sabíamos fuesen ilícitas; especialmente en materia tributaria.

Dada la enorme complejidad de los distintos procedimientos administrativos (estatal, autonómico y local), es imprescindible contar con el mejor asesoramiento jurídico, confiando su reclamación a profesionales especializados en el trato diario con la burocracia. Las sanciones más comunes, aquellas relacionadas con la circulación de vehículos a motor (por mal estacionamiento, velocidad inadecuada, maniobras prohibidas, uso del móvil, alcoholemia, etcétera) no son por ello menos complejas. Contra cualquier tipo de sanción administrativa, independientemente del órgano que la imponga, existen distintos procedimientos para mostrar nuestro desacuerdo con la misma:

1º. Escrito de alegaciones: En este primer momento (entre 10  y 15 días desde que se notifica el inicio del expediente sancionador) se formulan las primeras conclusiones, alegando lo que se considere oportuno en descargo del sujeto pasivo (sancionado), aportando la documentación con que se cuente.

2º. Recurso de reposición: Es un recurso potestativo (puede formularse o no, acudiendo directamente al siguiente nivel) y deberá interponerse ante el órgano sancionador en el plazo de un mes (tres meses para los actos no expresos), alegando y probando que la sanción es injusta.

3º. Recurso de alzada: Es un recurso que deberá interponerse, en algunos casos, ante el superior jerárquico del órgano sancionador, en el plazo de un mes desde la notificación -para los actos expresos- o antes de tres -para los no expresos-.

4º. Reclamación económico-administrativa: Cuando se nos haya impuesto una sanción conforme a la Ley 58/2003, de 17 de diciembre, General Tributaria, cabrá formular recurso económico-administrativo ante el tribunal correspondiente (según el órgano sancionador) en el plazo de un mes a contar desde la notificación de la sanción. Estos tribunales económico-administrativos no pertenecen a la Administración de Justicia, sino que son órganos administrativos.

5º. Recurso contencioso-administrativo: Agotada la vía administrativa (recursos anteriores), en el plazo de dos meses desde la última comunicación, podrá interponerse recurso contencioso-administrativo ante los Juzgados y Tribunales de este orden jurisdiccional, en primera o única instancia (según quepa o no recurso contra la sentencia).

Saber qué vía de recurso utilizar, cómo y cuándo hacerlo es muy importante para el buen fin de nuestra reclamación, pues las alegaciones que no se formulen en vía administrativa no podrá esgrimirse posteriormente en vía jurisdiccional y otro tanto puede decirse del resto del material probatorio con que se cuente, ya sean documentos, imágenes o testigos.

A la hora de recurrir sanciones administrativas es muy importante agilizar los trámites, pues los plazos son reducidos y se incluyen los sábados en el cómputo de los mismos. Además habrá de tenerse en cuenta el tipo de notificación que se recibe, pues difiere la forma de actuar contra la misma (inicio del expediente, interposición de sanción, firmeza del acto o apremio).

Son muchas las personas que piensan que las multas y demás sanciones administrativas tienen una función recaudatoria, obviando los derechos del ciudadano y las normas básicas del procedimiento. Si tiene multas, contacte con nosotros mediante el siguiente formulario y las recurriremos en su nombre. Solicite un presupuesto sin compromiso.

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmailby feather